Cuando el mundo de la técnica sustrae nuestra esencia humana, cuando nuestros cuerpos se convierten en meras mercancías con las que trabajar, cuando la medicina se convierte en forma de gobierno y la tecnología en su instrumento principal, es hora de escupir unas cuantas verdades.

martes, 30 de mayo de 2017

Algunas lecturas sobre aplicaciones policiales tecnocientíficas y otros textos de interés

Dejamos un par de textos interesantes acerca del uso policial-judicial que se hace de los análisis genéticos de las tomas de ADN (pinchar en la imagen para acceder al texto).
Además dejamos el link de la web que aloja el material tratado en el "I Encuentro contra el sistema tecnoindustrial y su mundo" realizado el pasado fin de semana en Madrid. Podéis encontrar textos y vídeos acerca de los temas que se trataron.





domingo, 30 de abril de 2017

Miguel Amorós sobre el libro de Jaime Semprún "El abismo se repuebla"

Compartimos aquí la conversación de Cazarabet con Miguel Amorós sobre la persona y la obra de Jaime Semprún a cuenta de la presentación del libro El abismo se repuebla. Las palabras de Jaime siempre fueron afiladas y acompasadas al tiempo que le tocó vivir. Y eso se ve en cada proyecto que tiró adelante y lo que nos suscita aún a día de hoy.



Cazarabet conversa con Miguel Amorós sobre este libro de Jaime Semprún:


-Amigo en el pensamiento de este escritor y pensador, ¿qué peso crees que supuso la figura de su padre, Jorge Semprún…?


-Jorge Semprún fue su padre sólo en sentido biológico. En los escasos momentos de trato, el adolescente inconformista que fue Jaime reprochó a su progenitor haber sido estalinista, y, por consiguiente, haber contribuido a la obra totalitaria del régimen seudocomunista soviético. La fama de su padre como escritor y amigo de políticos le resultaba vulgar y obscena, edificada sobre una gran mentira de la que sacó buena tajada. Él fue exactamente lo opuesto. Cultivó la verdad sobria y discretamente. Nunca puso en venta sus cualidades e hizo todo lo que pudo por apartarse del monstruo de la publicidad; éste le siguió el juego, ignorándolo. Supo tan bien ocultarse del espectáculo que encontrar hoy en los medios una foto suya resulta misión imposible.


-Pero él, claro, le da como varias vueltas de tuerca a los pensamientos de los que debió, de alguna manera, beber durante años… ¿Cuál es su evolución?


-De muy temprano Jaime adquirió un sólido bagaje literario y, sobre todo a partir de la revuelta de Mayo del 68, su formación filosófica y política dio pasos de gigante en relativamente poco tiempo. En su biblioteca podía realizarse un inventario completo de la revolución en todos los órdenes. Hizo una corta incursión en el cine experimental, e incluso dirigió un par de ensayos filmados, que mandó destruir. La crítica situacionista le influyó bastante, pues prestó una base teórica coherente y un sentido histórico a una rebeldía juvenil que en aquellos tiempos era general. Le dio razones y orientó sus lecturas. El talento hizo el resto. En 1975, incitado por Debord, fue capaz de escribir la mejor defensa internacional de la revolución portuguesa, plasmada en un texto, La Guerra Social en Portugal, solamente echando mano de la prensa y de los relatos de algún compañero que venía de allí. La relación con Debord sería efímera y frustrante. Jaime no se esperaba que alguien como él pudiera disponer de las personas como piezas del tablero de ajedrez, pero en aquellos días Debord jugaba a estratega.  


-Un hombre muy peculiar atrevido y adelantado, diría, a su tiempo. Tú que lo conociste de tan cerca, ¿qué nos puedes explicar?


-Más bien un hombre que marchaba al paso de la realidad, un hombre inflexible con su tiempo, con el que no buscaba acomodarse. La lucidez le vino de su inconformismo teórico absoluto y de una formidable capacidad de síntesis. Se dio prisa en denunciar el pensamiento recuperador que los ideólogos del poder fabricaban con los materiales revolucionarios en un libro no traducido al español, Précis de récupération. Nunca se montó un refugio mental con verdades intemporales desde donde juzgar inapelablemente el mundo, o dicho de otro modo, nunca se plantó en una ideología, y por lo tanto, nunca se quedó atrás, sentado en un situacionismo de epígonos. La nostalgia no casaba con él, sobre todo en los años setenta y primeros ochenta, cuando las posibilidades de una revolución mundial, o al menos de un retorno de la misma que diera al traste con el viejo mundo, no se habían agotado. Entonces todavía todos  éramos optimistas puesto que aún duraba el estado de insatisfacción generalizada de los sesenta y la crisis del capitalismo nacional generaba revueltas por doquier. Combatió con dureza a quienes en lugar de forjar una crítica global de la sociedad de clases mediante la acción directa, reproducían las mistificaciones de toda la vida dándoles un aspecto modernista. Seguramente por eso nunca fue un autor del agrado de los militantes. Fue el último de los revolucionarios con verdadero estilo, hecho a base de profundidad, verdad, rigor, sensibilidad y dialéctica. Lo verdaderamente especial de Jaime es que logró que esa grandeza de ánimo fuese compatible con una amabilidad sorprendente. Al contrario que otros, Debord por ejemplo, Jaime era cercano y acogedor con quienes se le aproximaban. Sus colaboradores eran también sus amigos y pasaba la mayor parte del tiempo con ellos. No creo que nunca rompiera realmente con ninguno. Ha sido la persona más noble, desprendida y generosa que jamás he conocido. Y la única con carisma capaz de concertar productivamente un círculo de individuos con personalidades fuertes y dispersas con los que llevó adelante sus proyectos.


-Se enfrentó al proceso de la transición española cuando escribió contigo, Manuscrito encontrado en Vitoria…en aquel entonces lo publicasteis firmándolo como los incontrolados. Cuéntanos cómo fue y qué supuso a vuestro alrededor, supongo que un pequeño terremoto, ¿no?


-Nos conocimos en 1975, al poco de exilarme y establecerme en Montreuil, un pueblo de la periferia de París. Nos pusimos mutuamente al día y tratamos de intervenir en el proceso revolucionario español con un folleto, La Campaña de España de la Revolución europea, al que debía de seguir un libro a publicar en Champ Libre. Ese libro era el Manuscrito, redactado íntegramente por Jaime. Por malas razones, ya tratadas en el prólogo a la edición de Pepitas, Debord impidió su publicación y decidimos entonces publicarlo en el estado español en forma de folleto. Mi exilio se había terminado y el Manuscrito se prestaba a servir de base para la formación de un grupo autónomo en España. Al revés de lo que pasó en Portugal, la situación insostenible del tardofranquismo y el empuje del movimiento obrero español eran conocidos en todos los medios de comunicación europeos y, por consiguiente, lo más necesario era publicar desde dentro ese máximo de verdad que el Manuscrito mostró de forma excelente. El texto, publicado en abril de 1977, no supuso ningún terremoto, pues las urgencias reivindicativas laborales y el sindicalismo de  cualquier color y forma contaban entonces muchísimo más que la batalla por las ideas. El proletariado no quiso abolir su condición bajo el régimen capitalista y, por lo tanto, convivió perfectamente con toda clase de ideologías hasta auto negarse como clase revolucionaria. El Manuscrito no fue completamente ignorado pero tampoco influyó en los acontecimientos. Sin embargo, de vez en cuando va reimprimiéndose, signo de que el interés por aquella etapa fallida de la revolución española no ha desaparecido. Es un texto que aún no ha envejecido.


-Decía lo de “adelantado a su tiempo” porque lo era y lo demostraba, al menos a mí me lo parece, en aquellos días gritar contra la energía nuclear era más difícil que hoy -aunque es igual de necesario ayer como hoy- ¿qué nos puedes decir?. Aquí hacemos un alto en el camino ya que, recordemos, este autor escribió La Nuclearización del mundo. Importante punto y aparte.


-La proliferación de centrales nucleares como respuesta capitalista a la crisis energética de los setenta suscitó una oposición numerosa capaz de concentrar multitudes mucho mayores que las que se formaban ante el cierre continuo de empresas incapaces de competir en un mercado mundial sin barreras aduaneras. El accidente de la central de Three Mile Island, cerca de Nueva York, en marzo de 1979, reveló que la nuclearización de los países capitalistas implicaba una serie de medidas de control de la población que con el pretexto de la seguridad acabaría instaurando un Estado policial. El capital ya no sólo se contentaba con explotar a los trabajadores e imponerles un modo de vida de acorde con las leyes de la mercancía, sino que también podía planificar su muerte a través del terror nuclear  y sus secuelas. La Nuclearización del Mundo apareció como panfleto anónimo en 1980, publicado por la revista “L’Assommoir”. En él, Jaime repudiaba la crítica moralizante mediante un recurso original, el falso alegato a favor o la sátira disfrazada de apología, al estilo del Swift de “Una Modesta Proposición para prevenir que los niños pobres de Irlanda sean una carga...” La colaboración con “L’Assommoir” posibilitó la publicación en lengua francesa del Manuscrito y la defensa de la revolución portuguesa contra el bordiguismo apacible de un puñado de ideólogos especializados en negar la evidencia de las revoluciones modernas como la de Mayo del 68, la portuguesa y la española. Este importante documento, Les syllogismes démoralisateurs, nunca fue publicado en castellano, y en cambio, las deyecciones del ultraleninismo anticonsejista si encontraron un público sectario minúsculo, pero persistente, por supuesto, en el espacio virtual. Tal es la fascinación que ejerce el extremismo abstracto en la neomilitancia impotente. El nº 4 de la revista fue consagrado a la revuelta polaca que cerraba el ciclo proletario iniciado en 1968. El texto Consideraciones sobre el estado actual de Polonia, fechado en enero de 1981, debido en gran parte a la pluma de Jaime, supuso el punto final de la colaboración y en cierto modo, impulsó un salto cualitativo en su trabajo crítico, el ocurrido con la fundación en el año de Orwell de la revista Encyclopédie des nuisances (Enciclopedia de la Nocividad), la más perspicaz de las publicaciones intransigentes y la más intransigente de las publicaciones perspicaces.  


-¿Qué se entendía por nocividad? 


-Es un concepto clave en el pensamiento de Jaime y su círculo. La palabra “nuisance” es un neologismo del francés que se refiere a cualquier factor que moleste o perjudique a la gente común, y entre ellos podían figurar perfectamente la contaminación, las centrales nucleares, el trabajo asalariado, la alimentación industrial, el consumismo, el machismo, los expertos, los dirigentes, los capitalistas, etc., y por encima de todo, la nocividad suprema: el Estado. Con la idea de nocividad, la Enciclopedia denunciaba la característica más común de la organización social y el resultado principal de la producción moderna.  


-Fue ecologista cuando era más difícil destapar el pastel porque ese pastel dejaba, todavía, buenas migas para todos; aunque no nos engañemos siempre había un sector mejor untado, los de siempre...


-Hay un malentendido con la palabra ecologista, con la que designamos igualmente a la amplia multitud de amantes de la naturaleza y a los activistas políticos que hacen bandera de su defensa. Jaime nunca fue ecologista, ni jamás se refirió al ecologismo en sentido positivo. La naturaleza no es algo distinto de la sociedad. Para defenderla con eficacia es necesario transformar radicalmente aquella. En realidad, el movimiento ecologista, a la hora de definirse, únicamente quería poner precio a la destrucción ambiental y, a lo sumo, administrar la catástrofe, nunca subvertir el marco social existente. Pero dentro de ese marco no hay solución posible a ningún problema de la vida real, empezando por el de la degradación de la naturaleza. En el mercado de la degradación, los ecologistas eran como los militantes sindicales en el mercado laboral, intermediarios interesados en la regulación de las contradicciones ocasionadas por la explotación del territorio ellos, y por la explotación de la fuerza de trabajo los otros. Su existencia iba ligada a la mercantilización de la naturaleza en tanto que negociadores del grado de nocividad admisible. La lucha contra la nocividad solamente podía triunfar como movimiento antieconómico y antiestatista, no como partido “verde” reconciliado con la economía gracias a fórmulas de desarrollo “sostenible”. Tal fue la conclusión de los enciclopedistas, particularmente en su Mensaje dirigido a todos aquellos que no quieren administrar la nocividad sino suprimirla, folleto difundido en 1990. 


-Pero en la obra Semprún lanza críticas contra esa especie de fascinación que muestran y demuestran los hombres con el mundo de las máquinas responsables de cierto “orden social”… ¿es así?


-Las máquinas prometen una liberación que a pesar de su falsedad patente, continúa ejerciendo un hechizo que crece en la misma proporción en que las condiciones subjetivas degeneran. La Enciclopedia no podía pasarlo por alto. Partíamos de una concepción situacionista del mundo pero el genio de Jaime introducía algunos cambios determinantes: la crítica de la idea de progreso como herencia burguesa, la desconfianza ante la ciencia y la técnica en tanto que herramientas de la dominación y vehículo de una superstición progresista, la producción moderna como producción de nocividad y la lucha contra ésta como terreno fundamental de la nueva conciencia histórica. Con ello se sentaban las bases de la crítica anti-industrial (en la península la llamaríamos antidesarrollista), la forma más actual de la crítica revolucionaria. En particular, la crítica razonada del papel de la tecnología en la alienación y esclavitud modernas se inspiraría en la extensa obra de Lewis Mumford (el de “El Mito de la máquina”) y Jacques Ellul (el de “El Sistema Técnico”). Luego se añadirían la crítica de la “razón instrumental” de Adorno y Horkheimer y la imprescindible denuncia de Gunther Anders de la “obsolescencia” del género humano provocada por el desfase entre los “adelantos” técnicos y la incapacidad social de asimilarlos. 


-No debía recrearse ante las máquinas y sus maquinaciones. ¿Qué opinas?


-No se trata simplemente de máquinas. La ciencia y la tecnología modernas son ante todo ideologías, además de subsistemas de la dominación con carácter totalitario. Cuando éstos aparecen se desarrollan hasta determinar la marcha de la sociedad por completo, y por consiguiente, hasta colonizar la vida. Nadie puede sustraerse a su influjo, todo el mundo puede consumirlas y padecerlas, pero nadie puede permanecer al margen de ellas, a nadie se le permite desenchufarse. Bajo esa esclavitud la vida sufre tal grado de simplificación que ya no puede realmente llamarse así, vida. Los individuos, como prótesis de las máquinas, ya no viven, solamente funcionan. Dos ejemplos de ese aspecto negativo de la tecnociencia serían la alta velocidad y la ingeniería genética, que merecieron dos opúsculos colectivos titulados respectivamente Relación provisional de nuestros agravios contra el despotismo de la velocidad, de 1991, y Observaciones sobre la agricultura genéticamente modificada y la degradación de las especies, de 1999. Ambos despertaron la cólera del izquierdismo obrerista, furibundos partidarios del sistema tecnoindustrial al que desearían autogestionado por sus víctimas.


-Luego en 1997 editó este libro que ahora vuelve a editar Pepitas de Calabaza El abismo se repuebla. ¿Qué reflexión puedes hacer sobre las principales teclas del piano que nuestro Jaime Semprún toca con notas de tinta…?


-Las Ediciones de la Enciclopedia de la Nocividad (EdN) fue en principio una ampliación del proyecto crítico iniciado con la revista, pero el impasse del trabajo colectivo de la redacción convirtió la editorial en la heredera de la publicación inicial. Con las ediciones adquiere solidez la crítica anti-industrial y se supera la posición oscilante de la revista, puente entre la crítica situacionista y el anti productivismo. El Abismo se Repuebla constituye un hito en la pelea contra la falsa conciencia de la época. Jaime camina hacia una crítica sistemática del horror económico, ya esbozada en dos libros anteriores, dos partituras previas. Los Diálogos sobre la consumación de los tiempos modernos, suscritos por Jaime, es un “detournement” de “Diálogos de exilados” de Bertold Bretch y bajo esa apariencia reconstruye una conversación donde se pasa revista a los múltiples aspectos del derrumbe de la conciencia social, signo de la consumación de la modernidad burguesa: hoy en día tenemos todo el derecho a pensar, pero hemos perdido la facultad de hacerlo. En esas condiciones, el conocimiento inútil del desastre conduce a la resignación, por eso la mera constatación no basta y hay que atacar a los responsables del desaguisado. El problema de la debilidad de la conciencia en una época en que el cambio radical de las relaciones sociales es tan necesario se manifiesta particularmente en las protestas actuales de los asalariados, que cuando cesan no dejan rastro. Los rasgos principales de la decadencia de la clase obrera tradicional, incapaz de cuestionar el mundo de la mercancía, fueron expuestos en las Observaciones sobre la parálisis de diciembre, trabajo colectivo firmado por la Enciclopedia.


-Se preguntaba: ¿Qué mundo vamos a dejar a nuestros hijos?, pero iba más allá ¿a qué hijos vamos a dejar el mundo?. ¿Qué quería decir realmente?


-Quien se hacía la pregunta no era Jaime, sino el ciudadano ecologista, aquel que no quiere ver que la barbarie surge como algo natural de la tecnificación total del vivir a la que se ha prestado con gusto. La deshumanización provocada por la invasión tecnológica tiene como resultado más inquietante la formación de unos niños consumidores, sin infancia verdadera, pero perfectamente adaptados a la simplificación de la vida llevada a cabo por las máquinas.


-¿Hasta qué punto el libro es un punto de inflexión en el pensamiento crítico revolucionario?


-La reflexión contenida en El Abismo se Repuebla es descarnada como corresponde al momento más oscuro del pensamiento racional que es a su vez el más brillante de la sinrazón. El medio obrero ha sido destruido por la cultura de masas; la universalidad abstracta de la mercancía y el salto hacia adelante en la tecnología del control son ya hechos triviales. Jaime dijo lo que nadie quería oír, que la historia había sido abolida desde el poder, que no existían los medios donde recrear la conciencia revolucionaria, que la vanguardia de la modernidad, o mejor de la posmodernidad, era la vanguardia de la alienación, donde no sólo encontraríamos a los viejos izquierdistas reciclados en el ciudadanismo, sino a buena parte del arco extraparlamentario, libertario o no, que pugnaba por una versión extremista de los valores disolventes del orden renovado. Habló de las nuevas formas de barbarie derivadas de una vida consagrada al instante, del escaso porvenir de las nuevas generaciones brutalizadas por el espectáculo, del uso por parte de la dominación de la oposición terrorista y aun de la moderada, simples herramientas de su perpetuación, del papel de las nuevas clases medias en tanto que base social de la descomposición políticamente correcta y, en fin, habló del abismo, de los espacios abandonados por el sistema donde las masas desesperadas se revuelven contra todo y contra sí mismas. Jaime tuvo el valor de no prestarse a ilusión alguna y describir las auténticas condiciones presentes donde el replanteamiento verídico de la cuestión social no podía ser más arduo. Tras el Abismo se Repuebla el pensamiento crítico abandonaba la solidez de las viejas verdades obsoletas, sin empleo, y entraba en un terreno movedizo. No podía haber una revolución social sin un pensamiento revolucionario, pero el movimiento histórico en el que éste se inscribe difícilmente podría formarse.


-Como crítico de la sociedad industrial se hubiese llevado bien, muy bien con Ludd, ¿verdad?


-Decía que la industria llevaba más de dos siglos en guerra con la vida. Sin duda, con los destructores de máquinas se hubiera llevado tan bien como mal se llevaba con los destructores del lenguaje, los seudoludditas de la modernidad líquida. Desde luego, se hubiera llevado bien con García Calvo. Rescataba del “1984” de Orwell el término de “neolengua” para describir una recomposición ligüistica radical que rompía completamente con el pasado, reelaboración exigida por la sociedad industrial y su tecnología: “es la lengua natural de un mundo cada vez más artificial”, sentenciará Jaime en su libro de 2005 Defensa e ilustración de la neolengua francesa. Sin darnos cuenta, usamos un lenguaje tecnificado que inpide formular un razonamiento coherente incluso en el ámbito de la protesta “light”; piénsese en términos bárbaros como “interseccionalidad”, “transversalidad”, “empoderamiento”, “poliamor”, “rizoma”, “queer”, etc. Volviendo a Ned Ludd, o más bien al Capitán Swing, Jaime llamó la atención sobre una revuelta que pasaba desapercibida precisamente por un potencial subversivo de nuevo cuño: la revuelta argelina de los “aarch”, viejos senados tribales transformados por las necesidades insurreccionales en asambleas populares. Tradición y novedad, juventud y experiencia, confluían en la rebelión de Kabilia, proporcionando un máximo de libertad para resistir al Estado gendarme con éxito inesperado. Los asambleistas eran verdaderos ludditas enfrentados a la burocracia estatal en defensa de sus condiciones de vida tradicionales que a la postre eran demasiado modernas para convivir con el poder. La Apología de la insurrección argelina, publicada en 2001, revela el lado menos intelectual de Jaime, su olfato insurreccional que ya manifestó en La Guerra Social en Portugal y en el Manuscrito encontrado en Vitoria.   


-¿Cómo concluye su pensamiento? ¿O cuál puede ser su mensaje?

-Jaime murió repentinamente en agosto de 2010, con las botas puestas. Por lo tanto, su pensamiento quedó abierto. Su último libro, impreso en 2008, Catastrofismo, administración del desastre y sumisión sostenible, escrito mano a mano con René Riesel, continúa la labor de demolición de los anteriores y tiene el cuidado de citarlos. No cierra ningún ciclo ni pone punto final a ningún debate, por lo que no puede considerarse un testamento. Sencillamente es una ratificación de los análisis precedentes en circunstancias agravadas: el capitalismo neoliberal podía calificarse ahora de capitalismo del desastre. El libro lleva como apéndice el texto de Los fantasmas de la teoría, una perla crítica suplementaria acerca del objetivismo mágico que resuelve desde el escritorio todas las cuestiones prácticas. No hay una esfera teórica a salvo de las contradicciones; ninguna certidumbre ideológica escapa a la piqueta y el Catastrofismo es prueba de ello. Sin un sujeto revolucionario que enderece la situación y desmantele la sociedad industrial de masas, el porvenir oficial que está reservado a la humanidad es la extinción. La catástrofe verdadera no es aquella que nos señalan los dirigentes, es la ceguera persistente de la mayoría oprimida, carente de la voluntad de actuar sobre las causas de la opresión, deseando en el fondo lo mismo que ofrecen los dueños del mundo. Forzoso es constatar que el deterioro de la vida no impulsa las masas a la rebelión sino a una adaptación sumisa. El conformismo más absoluto reina sin oposición efectiva. Los antagonismos se disuelven con pasmosa facilidad entre los ciudadanos reeducados en el consumismo verde y en el voto por la red. La gestión del desastre fundamenta la política de todos Estados, a su manera, ecologistas. El catastrofismo de la propaganda oficial  justifica la sumisión forzosa a las directivas de la dominación ahora “sostenible”. Citando a un antiguo miembro de “Socialisme ou barbarie” fallecido en 1979, Pierre Souyri: “el capitalismo entra en una fase donde se verá obligado a poner a punto un conjunto de tecnicas nuevas de la producción de energía, de la extracción de minerales, del reciclado de residuos, etc., transformando en mercancías una parte de los elementos naturales necesarios para la vida.” Es la fase de la sostenibilidad, es decir, de la regulación autoritaria de la economía mundial en función de las urgencias ecológicas. El análisis nos suena familiar pues leímos algo similar en la Nuclearización del Mundo. Las guerras del petróleo, los minerales o el agua, junto con las demás operaciones geopolíticas mediante las cuales se delimitan las zonas de influencia, son la consecuencia de la reconversión burocrático-ecológica del mundo capitalista. Aquellos que tratan de oponerse al sistema desde dentro, tan mal tratados en el libro, acusarán a Jaime a René de pesimistas, incluso de derrotistas. Nada menos cierto. Los refractarios existen, la imaginación crítica reposa en aquellos que no han arrojado la toalla, que no han perdido el gusto de la libertad y luchan por vivir sin constricciones: “en un presente aplastado por la probabilidad de lo peor, las posibilidades siguen igual de abiertas.” Ese podría ser su mensaje.

sábado, 29 de abril de 2017

GPS para “tratar” nuestra salud mental



Translational Psychiatry (2017), 7

Cuando se dio el disparo de salida a este blog fue por lo que se veía venir ya hacía un tiempo. Pues bien, AQUELLO no ha dejado de avanzar e irse posicionándose. Lo que salía de las universidades y los laboratorios de informática e ingenierías varias hacía años, ahora, después de la crisis que todo lo ha remodelado para hacerlo más eficiente, ha llegado con fuerza a las consultas médicas para quedarse. En las disciplinas psi en particular. Donde se hacía psicoterapia y se dialogaba en pro de un mayor y mejor autoconocimiento, ahora se prescribirán métodos de monitorización y seguimiento a distancia. Es curioso ver a tanto psicólogo y psiquiatra cavando su propia tumba laboral. Y más curioso es leer de manos de periodistas la defensa de la subjetividad y la especificidad humana como capacidad para mantener el puesto laboral frente a las máquinas (aquí se puede leer). Benditos tiempos los que vivimos...

Decíamos que en el ámbito psi, existe una gran gama de estudios, bastantes de ellos financiados por el National Institute of Mental Health (NIMH), que pretenden extender la utilidad del GPS de los smartphones al control de la salud mental de aquellas personas diagnosticadas. Aclaramos que el NIMH es una institución yanki encargada de promover la versión más biologicista de las clasificaciones psiquiátricas, con los presupuestos filosóficos del materialismo eliminativista (la mente es el cerebro), el Research Domain Criteria (RDoC). He aquí donde  la tecnociencia se materializa. En la sinergia entre la deshumanización por la ciencia más biológicamente reduccionista (se trata a la persona desde la perspectiva molecular) y las nuevas tecnologías capaces de aportar modernas estrategias de manejo de lo humano una vez deshumanizado.

Uno de tantos productos tecnológicos al uso es el dispositivo de geolocalización que incluyen los smartphones. Permite seguir la situación geográfica y evaluar la actividad y los ritmos sueño-vigilia de pacientes diagnosticados, por el momento de depresión o trastorno bipolar (1, 2, 3). Se trata de predecir en función de sus movimientos cuándo están iniciando una crisis. La idea es la de prevenir episodios críticos sin contar con la participación activa de la persona. Porque se ha evidenciado que el requerimiento de una actividad por parte del sujeto para la introducción de datos lo único que facilita es que acabe dejando de hacerlo. Por tanto, lo tratamos como cosa, le extraemos todos los datos posibles de forma pasiva e inocua para éste y voilà, ya tenemos listos un montón de datos objetivos que correlacionar con su experiencia y su vida. Y concluir de ahí un montón de aseveraciones sobre la REALIDAD (esa de la que hablaba Agustín García Calvo) en base a probabilidades que deben ser transitadas para ser hechos y convertirse realmente en realidad.

Pero hay otros muchos cachivaches tecnológicos preparados para facilitar nuestra monitorización. De nuestra fisiología por sensores, de nuestra comunicación social por SMS o frecuencia y duración de llamadas y muchos otros más que se irán desarrollando apoyados en eso que se da en llamar el fenotipo digital. En resumen, se trata de obtener un gran rédito económico y político por medio de nuevos productos tecnológicos que a la vez que se ofertan para el mejor control de nuestra salud hacen las tareas policiales. Aquí, medicina y policía se vuelven a dar la mano como en el Foucault de los 80.

En este lugar, poco nos importa si estos métodos resultan en un objetivo como el de que los expertos psi sean capaces de pronosticar un inicio de síntomas depresivos o maníacos. Tampoco del qué sean esos llamados síntomas depresivos y maniacos. Más nos interesa el trato de las personas diagnosticadas como inconscientes de sus propios sentimientos y absolutamente extrañados de sí mismos. Hasta tal punto, que requieren de un control de geolocalización que facilite la detección de una posible crisis por venir. Una desconexión y pérdida de familiaridad con lo que uno siente, piensa, intuye, y vive en definitiva, que estas tecnologías no hacen sino acrecentar. Byung-Chul Han lo ha expuesto de manera concisa y directa en su libro 'Psicopolítica'. La descomposición del yo en datos y la creencia en la mensurabilidad y cuantificación de la vida como telón de fondo da origen a lo que denomina el 'quantified self'. Este dataísmo, a la par que registra totalmente la vida, la vacía de sentido. La acumulación de datos y medidas sobre la vida no la definen. Las correlaciones y el conocimiento meramente aditivo no generan sentido per se. Más bien crean un desconocimiento absoluto que se manifiesta en la ausencia de sentido, de concepto, de narración, de integración comprensiva. Así, llegamos a una diferencia muy reveladora que señala este filósofo. La distinción entre el cuidado-de-sí foucaultiano y la relación ética que establece uno consigo mismo, y por otro lado, el self-tracking que realiza el dataísmo contemporáneo, donde más que una práctica de libertad que permita la búsqueda de la verdad y la posibilidad de nuevas formas de vida se trata de un vaciamiento de verdad y ética para convertirse en autovigilancia. Autovigilancia que remite a un mantenimiento estadístico de la norma fijada por los bancos de datos que por su gigantesca capacidad de representación de la realidad forjan una hiriente coacción hacia la conformidad. Pero, y para no caer en derrotismos, no olvidemos que esa maquinaria es ciega al acontecimiento y, por tanto, a lo improbable y singular que puede abrir posibilidades  no contempladas... “El Big Data es ciego ante el futuro”.





miércoles, 12 de abril de 2017

Reseña al libro "Tecnología y filosofía" de M. Bunge


Si queremos conocer y entender los efectos de la tecnología sobre la vida tendremos que desgranar filosóficamente los distintos aspectos sobre los que ejerce su influencia y las diversas formas en que lo hace.

Mario Bunge en este pequeño librito escrito en 1976 trataba de hacerlo de forma escueta y clarificadora.

Definiendo antes de nada el término 'tecnología' en relación a su necesaria compatibilidad con la ciencia y el método científico (que presupone la matemática), y su uso como medio de control, transformación y creación de cosas o procesos, naturales o sociales. Y a partir de aquí, tecnologías, muchas. Y aspectos 4 centrales. El epistemológico, el ontológico, el axiológico y el ético.

Del primero, interesa resaltar que Bunge considera que el tecnólogo se fundamenta en presupuestos realistas. Un realismo crítico, que suele estar matizado por una actitud marcadamente instrumentalista o pragmatista, dice. Así nos confiesa que el tecnólogo concibe la realidad como la totalidad de recursos (naturales y humanos) y productos de deshecho y el conocimiento como medio para controlar. Si le coloca al científico eso del conocer por conocer, al tecnólogo le cuelga encima el conocer para hacer. Distinción que con el paso del tiempo parece haberse difuminado en los hechos en la medida en que hacer-producir-crear es lo único que importa en nuestra sociedad contemporánea. Esta actitud básica comporta que el tecnólogo se desinterese de porciones de realidad que no son útiles para sus fines y las termine juzgando como 'ruido'. Así, es norma que se atiendan más a teorías simples y fáciles de digerir en pro de las metas buscadas que a teorías complejas donde existen demasiadas variables interactuando que dificultan la interpretación y comprensión con orientación a los fines prácticos buscados. Termina por afirmar que el tecnólogo, más allá de guiarse por unos principios, es filosóficamente oportunista, es decir, se propone maximizar su propia eficiencia prescindiendo de cualquier lealtad filosófica.

Cuanto a la dimensión ontológica expone algunas asunciones genéricas y otras de ramas tecnológicas específicas sobre la realidad existente y la  creada. Aquí se cuestiona algunos interrogantes acerca de la naturaleza de los artefactos y los compuestos hombre-máquina creados por la tecnología en sus diversas ramas. Asimismo atribuye a la teoría general de sistemas un alcance mayor dentro de las ramas de la tecnología en tanto se ocupan de rasgos genéricos de géneros (y no ya de especies) y se enfocan en la estructura y comportamiento de un sistema (y no de la composición y el mecanismo), cosa que las dota de mayor amplitud para el control.

En lo que afecta a los valores de la tecnología, Bunge señala que el tecnólogo al dividir la realidad en recursos, artefactos y el resto, termina por considerar este resto como deshecho. Es por ello que afirma que se trata de una ontología, la tecnológica, atada a unos valores específicos. Fundamentalmente los valores de la producción, añadimos.

Para terminar, bucea en algunos aspectos éticos de la tecnología. Bunge afirma que la buena vida es inconcebible a día de hoy en ausencia de conocimiento (tanto útil como desinteresado). Pero añade que esto no ocurre con la tecnología. En tanto aplicación interesada de la ciencia y el conocimiento permite el accionar de procesos moralmente objetables por proponerse metas prácticas perversas. Y acaba escupiendo: la tecnología de la maldad es malvada. Por tanto, apela a todo el desarrollo y no sólo a las metas o fines, ejemplificándolo a través de los estudios y tecnología nazis. Propone aquí una tecnoética y una tecnopraexeología que permitan regular las acciones, los proyectos y las intenciones de los científicos y tecnólogos. Que esto no es posible en la práctica, lo sabemos a día de hoy. Aunque no quita que sigamos en el empeño.

miércoles, 15 de marzo de 2017

Algunas noticias que nos llegan




El desarrollo de tecnologías en el campo de la salud no deja de ensancharse y abarcarlo todo reduciendo cualquier atisbo de humanidad a un mero click.

Hace pocos días terminaba el Mobile World Congress. Un espacio de encuentro para mercaderes y vendehumos de todo tipo donde poder ver las últimas baratijas que las empresas y los emprendedores nos ofertan para hacer de nuestras vidas algo extraño.

En el ámbito local de la emprendiduría en salud, se presentaba HealthApp, una start-up que pretende desarrollar aplicaciones médicas a partir de las ideas que les suministremos. Con una puesta en escena de lo más ridícula, con el único afán de volverse llamativo entre tanta competencia, mostraban la TCApp, una aplicación que ofrece un mejor y más efectivo control y monitorización de las conductas y emociones en personas con 'trastornos de la alimentación'. Su baza, la diversión que nos prometen para conseguirlo. Y es que puedes conseguir premios y recompensas haciéndolo. Está claro que fueron los más divertidos como reza su eslogan principal '¡Aportamos diversión a las terapias!'. 

Por otro lado, hemos conocido también la App Medvisit orientada a conseguir un médico allí donde estés de forma inmediata y no sabemos aún si por un módico precio. Lo que llama la atención de su anuncio, como sucede a menudo con estas aplicaciones, es la estética infantil y las muecas sonrientes de esos dibujos redondeados que tienen que emanar bondad, accesibilidad sin límites y diversión. Todos sabemos lo divertido que es enfermar, y mucho más de viaje...

Otra cuestión que ha llegado a nuestras manos es la noción de 'fenotipo digital' desde el ámbito de la salud mental. En resumidas cuentas se trataría del uso del registro de la actividad virtual de una persona para componer un perfil psicológico que permitiese interpretar los malestares de esa persona y tratarlos en base a ello. Es claro el uso mercantil (aunque se vista de terapéutico) de nuestra actividad frente al ordenador cuando estamos en las redes sociales. Seguro que hablaremos más de ello en el futuro. Concepto muy goloso que no deja de acoger el histórico afán categorizador de las ciencias psi, ya fuese por medio de marcas físicas en la frenología, de escalas y test psicológicos o pruebas de imagen cerebrales como las resonancias magnéticas o las tomografias por emisión de positrones.

Y finalmente hemos tenido ocasión de leer el artículo de TheEconomist y entender algunas cosas que pasan y otras que van a pasar. Entendemos que el futuro de los tratamientos en salud pasa por los dispositivos de salud digital. Y que tres son los grupos que luchan por controlar la cadena de valor. Los 'innovadores tradicionales' (farmacéuticas, compañías hospitalarias y de tecnología médica), los 'jugadores implicados' (seguros de salud, gestores de farmacia, sistemas de salud como NHS) y los nuevos que irrumpen en tecnología (Google, Amazon, Apple, emprendedores varios). Estos últimos lo que pueden vender es el ahorro económico mediante un control más eficiente y racional de los gastos. Además los datos recogidos mediante sensores, redes sociales y secuenciación genética pueden dar un mejor insight de la eficacia de los tratamientos. Y aquí pierden las empresas tradicionales frente a las innovadoras. Porque más datos darán lugar a nuevos servicios que impliquen no tomar fármacos de ninguna de las maneras. Y es que muchas aplicaciones se centran en el autocuidado personal mediante el registro de lo que hacemos, la monitorización dinámica de ello, los consejos y recomendaciones de lo que hacer para no enfermar y las gratificaciones por hacerlo. Un pack completo que termina por convertir en obsesivo de la salud al que aún ni ha enfermado.

A nuestro entender podemos afirmar que una vez reducido todo el pensamiento clínico y la semiología médica a una cuestión fundamentalmente analítica, sólo queda protocolizarlo y maquinizarlo para extenderlo masivamente y sacar una buena tajada de ello. Nada muy novedoso en el mundo capitalista que habitamos. Sin embargo, desde esta perspectiva algo se pierde por el camino. Y ese algo sólo puede entonces concebirse como información sobrante y no relevante, puesto que ha escapado al proceso analítico. Y así, cuando la cosa no marche, será por errores de causa desconocida, y nunca más conocida puesto que esa información 'irrelevante' ya estará perdida para siempre, no registrada. Un ejemplo análogo podemos verlo cuando se habla de resistencias en los trastornos psiquiátricos. Cuando el paciente 'no responde' a un tratamiento es porque su cerebro no responde, no porque puede haber otras posibilidades interpretativas del mismo conjunto de fenómenos y, por ende, otras formas de aproximarse terapeuticamente a lo mismo. ¿Cómo va a hacerse esto, si sólo se entiende el problema desde unos presupuestos biológicos? O como cuando el psicoanálisis más obtuso interpreta como resistencia cualquier posición del sujeto tratado que no se adecua a su encuadre teórico y práctico.

En definitiva, la protocolización y la maquinización masiva de la medicina va a traer nuevos problemas que no se quieren tener en cuenta simplemente porque vivimos bajo la dictadura de la mercancía. Y cuestionarlo supone retraso en su aplicación y retraso en los beneficios. Así es que se impondrán las nuevas formas y luego ya veremos con qué baratija nueva lo arreglamos. Y mientras tanto, la deshumanización, el extrañamiento y el vacío del ser humano.


miércoles, 18 de enero de 2017

El nuevo asalto a la salud mental: la realidad virtual




Durante los últimos años estamos viendo como se señalan acusadora e insisitentemente los límites de la psicofarmacología y los usos y abusos que de ella se hacen, que buena falta hacía. Basta con echar una ojeada a los libros especializados publicados al respecto, los grupos y colectivos que tratan el tema, y los blogs, webs y redes sociales que abordan la cuestión. Toda esta actividad crítica y reflexiva se traslada, como debe ser, al seno de la actividad psiquiátrica y promueve cambios al respecto. Si bien esto es positivo porque nutre los abordajes profesionales y las teorías de realidades personales y experiencias subjetivas (y de eso va buena parte del oficio), no hay que dejar de lado las derivas mercantilistas que se ocasionan y que promueven algunos especialistas espabilados.

Si la crisis económica iniciada en 2008 cambió algo fue que se reestructuraron las relaciones laborales en el seno de empresas e instituciones, la organización económica y los procesos productivos y de consumo. En la psiquiatría pública eso implicó, entre otras muchas cosas, un cuestionamiento del gigantesco gasto farmacéutico. Y así se inició la campaña mediática de sobremedicación que existe en los mass-media, el acoso a los trabajadores sanitarios con indicadores de farmacia, y la proliferación de otras estrategias terapéuticas, muchas de las cuales son también muy cuestionables y muy a la moda postmoderna (mucho efectismo inicial y poca consistencia en el tiempo). Pero la máquina económica no se para sino que se reconvierte y se engrasa para funcionar más y mejor. Y así llega a nuestro campo la maquinización de las terapias y las relaciones terapéuticas. Terapias online, aplicaciones para móvil, sensores de control comportamental, imaginería cerebral, etc, a cada cual con más dudoso valor terapéutico añadido. Pero eso sí, mucho valor económico añadido. Y es que la tecnología es el sector económico más importante para los países llamados 'avanzados'. Y de eso va el tema. De realidad virtual para tratar el TDAH (es el caso del H. Vall d'Hebron de Barcelona). También para otros diagnósticos como fobias varias entre las que cuentan entrar en una máquina de resonancia magnética o fobias a las agujas (en el caso del H. del Mar en Barcelona).

La cuestión concreta del diagnóstico del TDAH tiene larga historia de confrontación de perspectivas. Trastorno que se inventa en los 80 y que se incrementa de forma exponencial hasta nuestros días, pasa por ser un trastorno cerebral medicable (con anfetaminas, de esas que no teniendo ningún TDAH ya tomaban algunos durante la carrera para estudiar mejor). Obviando la complejidad del desarrollo de los niños y sus relaciones con el entorno, la familia, sus pares, se redujeron trastornos del comportamiento y la adaptación escolar requerida a problemas cerebrales. Pero lo alarmante es el proceso de publicitación del diagnóstico que se hizo con fines netamente mercantilistas. La estrategia de 'disease mongering' ( algo así como 'generación de enfermedad') con respecto al TDAH está bien documentada (PLOS Medicine, 2006), y pasa por la instrumentalización de familiares y escuelas para escrutar, detectar e intervenir en niños, corrupción de  especialistas para su promoción*, creación de escalas diagnósticas y entrevistas estructuradas orientadas al diagnóstico, y un marketing agresivo orientado a la medicalización de los niños desadaptados y la culpabilización de los que se niegan a 'cuidar' a sus hijos de esta forma. Posteriormente la semilla crece y se extiende también a los adultos y no deja de abarcar a cada vez más gente.

La confrontación de posición respecto a la inteligibilidad del TDAH también llegó al 'oasis catalán' donde el 'seny' (ponderación, sensatez) lleva a callarse las discrepancias para no cambiar nada de lo que la máquina impone. Pero con este tema cambió. Y aunque propugnando un consenso, se hizo un manifiesto público y colectivo criticando el diseño y la voluntad de implementación de un protocolo para el manejo del TDAH (**).

Pues bien, ante tanta crítica de sectores que consideran un crimen la medicalización de los niños en base a un diagnóstico con escasa validez y fiabilidad (las tasas de prevalencia en Catalunya varían hasta un 50% entre centros con distintas aproximaciones) y la descontextualización sociofamiliar y económica de éste, se inició el reajuste de la aproximación más reduccionista. Un reajuste no de la base sino de medios para seguir con los mismo fines. Y de ahí la aparición de la realidad virtual para evaluar y tratar a los dignosticados. Y así un paso más para el progreso y el desarrollo económico.

Lo que podemos ver en la actualidad es la propaganda desplegada, por un lado con el fin de generar valor para el propio hospital en la carrera competitiva en que se ha hecho entrar a las instituciones sanitarias, y por otro que es una valorización mediada por un dispositivo tecnológico. ¿Y por qué tecnológico? Porque farmacológico ya está demasiado criticado y se conocen sus límites, no rendirá tanto. Porque un aparato técnico como unas gafas de realidad virtual son 'amigables' (de eso ya se ha encargado toda la industria del ocio tecnológico) y por tanto mucho más aceptables que una droga. Porque se plantean como terapias 'inocuas' (si no te hacen bien, mal no te harán; eso sólo pasaba con los psicofármacos). Porque la tecnología, además de inocua, tiene a su favor su apariencia de 'objetiva', de 'infalible', puesto que no interpreta directamente (eso ya lo hará el clínico de turno). Porque la industria de la alta tecnología es motor económico de los países 'avanzados', así que su introducción por aplicaciones fomenta su desarrollo, y con ello, puestos de trabajo de alta capacitación, que es lo que interesa políticamente.

Pero, en fin, todas esas características que se le atribuyen a los medios técnicos en detrimento de los medios humanos son puras quimeras. De inocuidad nada de nada. Sabemos que cualquier intervención tiene implicaciones en el sujeto que las reciba. Otra cosa es la medición y cuantificación de ese cambio operado. ¿O es que esa persona no interpreta lo que experimenta?¿no categoriza e integra interpretativamente lo que se le explica? ¿no actúa en su vida y decide cuestiones diversas basándose en esas asunciones o creencias?. Y, ¿a qué objetividad se apela, si cualquier beneficio supuesto que esa máquina consiga debe interpretarlo al menos ese sujeto y el clínico de turno?. Por lo demás, decir que esa amigabilidad se ha impuesto a base de destruir machaconamente la sociabilidad humana y de atacar las vulnerabilidades más íntimas humanas promoviendo y facilitando el individualismo en pro del beneficio político-económico.

Pero la pregunta de moda, la que interesa verdaderamente en nuestra sociedad, la capitalista, es la que se refiere al coste-eficacia para averiguar si es factible su implementación masiva. Ahora bien, si lo es ¿para qué y para quién?. Si tomamos como beneficiado la sociedad capitalista como abstracción no hay dudas. La respuesta es sí. Creada la diferencia, naturalizado el defecto, medicalizado el síntoma, se perpetúa ese desarrollo en la línea de producir nuevos medios para su aparente mejora/curación. Ese proceso es la valorización necesaria del capital. Absolutamente imprescindible para el mantenimiento del sistema capitalista. Si, por el contrario, tomamos a las personas diagnosticadas y a las personas por diagnosticar (cada vez más, precisamente por esa necesidad de valorización), no parecen apreciarse muchos beneficios. Probablemente algunos pasen por sentirse cuidados, por ser desresponsabilizados de sus propios comportamientos, por ser etiquetados y singularizados (habría que ver cuanto de narcisismo en sentido amplio hay en una sociedad que ya ha sido definida sociológicamente como 'cultura del narcisismo') y beneficiarse de ello. Pero, por otro lado, se está asumiendo un 'defecto' y por ello, una dependencia de expertos en nosotros mismos. Desfamiliarizados de nosotros mismos y defectuosos para esta sociedad industrial que exige el máximo rendimiento de cada uno de nosotros, y por tanto con el que siempre estamos en deuda, tendremos que aprender a vivir con la perpetua depresión expresada de mil maneras distintas. Es la era de la psicopolítica.

Si en unos meses o unos años, tras algunos estudios, se ve que la realidad virtual no es un medio eficiente, no habrá problema alguno. El beneficio buscado ya se habrá logrado. Marketing institucional, promoción curricular y beneficios económicos para algunos espabilados ya se habrán generado. La cuestión será quién los habrá pagado, económicamente y en sus propias carnes. Lo primero, como hospital público, lo habremos pagado todos, y el beneficio lo habrán recogido, entre otros, la empresa catalana Psious y sus inversores, entre ellos La Caixa por ejemplo, o esos personajes de la psiquiatría que crean 'chiringuitos' especializados en la pública, para luego lucrarse por la privada. Lo segundo, aquellos rezagados del actual modo de vida, y en último término, en uno u otro momento de la vida, todos nosotros.

En resumen, esta nueva inclusión de la realidad virtual como medio terapéutico para el TDAH responde claramente más a la necesidad económica del sistema social actual que a la necesidad de las personas etiquetadas con un diagnóstico que muchos consideran quimérico y configurado socialmente de forma política y económicamente interesada.

No es casual que el medio sea tecnológico y no farmacológico. El auge de las empresas tecnológicas como motor del sistema económico de los países avanzados es conocido por todos. Sus beneficios pasan por la implementación continua e imparable de sistemas tecnológicos en todos los ámbitos. La salud mental es un ámbito propicio en tanto se enfoca en un objeto  inmaterial, la mente (la voluntad, los pensamientos, los sentimientos...). Y puesto que no hay referentes materiales específicos (decir el funcionamiento y las estructuras cerebrales es algo muy poco concreto) parece que cualquier cosa que se venda merezca ser comprada en pro de una innovación y un progreso hacia no se sabe dónde.



* El catedrático de psiquiatría por la UAB, y antiguo Jefe del Servicio de Psiquiatría del H. Vall d'Hebron, Miquel Casas i Brugué, afirmaba que los infractores al volante eran en su mayoría personas con un probable diagnóstico de TDAH no detectado. Actualmente está vinculado a una start up dedicada a la atención de niños con problemas académicos en escuelas. Seguramente haciendo nuevos clientes. Nadie ha hecho tanto por la psiquiatría más chata y nociva como este personaje, que recientemente visitaba al mismísimo Papa Francisco...

** 'Para un consenso clínico del TDAH'. En: https://app.box.com/s/tujfhu3axx98p54ummwgna8m5gnkbh99 .

martes, 1 de noviembre de 2016

Biotecnologías y eugenesia: una perspectiva ética.


Aquí os dejamos el acto que se realizará el martes 15 de noviembre a las 19:30 h. en el Institut d'Estudis Catalans en Barcelona (C/Carme, 47) en el marco del 'festival filosófico' Barcelona Pensa.



'La nueva genómica y otras técnicas biológicas obligan a reflexionar sobre los límites de la biotecnología aplicada a los seres humanos. El año 2001 Jürgen Habermas publicó El futuro de la naturaleza humana. ¿Hacia una eugenesia liberal?, una obra que generó un gran impacto, abriendo debate multidisplinar que todavía continúa. En esta conversación, retomaremos este debate desde su vertiente ética, tomando la eugenesia como un hilo conductor de nuestras reflexiones.'